0

Frustración

Los niños no toleran bien la frustración. Como los adultos los amamos, creemos que alejar la frustración es una manera de educarlos “a salvo”. Pero esto no es así. Sentir frustración es bueno pues ayuda a los niños a enfocarse en sí mismos, ver sus errores y poner su energía en mejorar.

Para ayudar a esto, un artículo de la revista digital española Consumer Eroski propone que hay que evitar la sobreprotección y no dar demasiados permisos. Es bueno criar a los niños en libertad pero también es aconsejable ponerles límites saludables, ellos los necesitan para sentirse seguros.

En el artículo puedes encontrar 7 consejos para manejar la frustración de buena manera.

-->